Productos típicos vascos 1 (Vinos)

 
A punto de comenzar la temporada de la sidra en Bizkaia, os hablamos hoy del arte de beber en nuestra tierra. Una excusa perfecta para la celebración y el encuentro.

La sidra


Elaborada mezclando distintos tipos de manzana, es la protagonista de los meses de febrero y marzo. Además de poder disfrutarla en los restaurantes vascos durante todo el año, en esta época las sidrerias (sagardotegia en euskera) abren sus puertas para recibir a quien quiera gozar de este brebaje; todo se prepara la degustación de esta bebida. Allí, acompañado del típico menú (el bacalao, la tortilla de bacalao, los pimientos y el chuletón), este caldo se sirve directamente de sus barriles: las kupelas o toneles. El pistoletazo de salida es el grito de “txotx”, que inaugura la cata en las sidrerías. Es un acontecimiento de lujo para los amantes de la sidra y un evento gastronómico destacado del invierno en Bizkaia
En cuanto a la elaboración de la sidra guipuzcoana, lo que la diferencia de la asturiana, fundamentalmente, es el tipo de manzana que se prensa, que es distinta.
La temperatura a la que está, que es inferior a la de Asturias y que le otorga un sabor más ácido, también influye en esta distinción. Además, la sidra asturiana se trasiega, es decir, se cambia de tonel, y la guipuzcoana no.
 

El txakoli


Es otro de los caldos más conocidos y auténticos de Bizkaia y del que se puede disfrutar durante todo el año en nuestros restaurantes. Es un vino blanco que se elabora con uvas verdes un poco ácidas. También existe una producción pequeña de vinos rosados. El txakoli, que se elabora de manera artesanal y ha de ser consumido en el mismo año, es un vino joven y fácil de beber, y en él se aprecia la esencia de fruta, hierbas y flores que lo conforman. Antiguamente se escanciaba igual que la sidra. Sus tres denominaciones de origen son: Bizkaiko Txakolina (de Vizcaya), Getariako Txakolina (de Getaria) y Arabako Txakolina (de Álava).
 

Pacharán


Un aguardiente de anís conocidísimo por su producción artesanal en Euskadi y por su presencia en concursos anuales
 

Rioja


Por último y no menos importante durante todo el año podemos saborear en nuestros restaurantes la variedad de vinos riojanos, de excelente calidad. El que goza de más fama es el vino tinto, uno de los mejores vinos vascos, pero la textura y el sabor de los blancos y rosados no le desmerecen. Todos ellos provienen de la Rioja Alavesa, región ubicada en el límite meridional de nuestra tierra, y no solo es una de las más relevantes en cuanto a la producción de buen vino, sino que es considerada la bodega del País Vasco
Los vinos tintos de esta denominación (D.O. La Rioja) se elaboran con la combinación de, principalmente, cuatro variedades de uva: la uva Tempranillo (la más abundante), la Garnacha, la uva Mazuelo y la Graciana.
 
Para los vinos blancos, menos frecuentes, se emplean tres tipos de uva: la Viura, la Malvasía y la Garnacha blanca.